lunes, 30 de marzo de 2009

vuela Barcelona


Soy de la generación que empezaba a tener voz y voto cuando "la ville de Barcelona" fue nominada para los olímpicos del 92. Ahora que ya hace 20 años, ya toca la segunda revolución, y una de las palancas de anclaje debe ser la nueva T1 del Aeropuerto del Prat, antes Terminal Sur, que deberá convertirnos, esperamos, en un centro aeroportuario relevante en Europa.

No nos engañemos. No es lo mismo llegar haciendo escala en Amsterdam, París, Londres o Madrid, que convertirse en un punto directo de concentración de aeronaves.

Seguro que la tecnología nos ahorrará muchos viajes, pero tengo la certeza de que vamos a un mundo en que las relaciones distantes serán mucho más necesarias que hasta ahora. ¿Cuántas veces hemos oído que la solución a nuestro tejido de pequeñas empresas es la innovación y la internacionalización? Quizás nos ponemos manos a la obra, ¿no?

Datos:

525.400 metros cuadrados, equivalentes a 11 manzanas del Eixample y a 82 campos de fútbol.
55 millones de pasajeros al año.
100 puertas de embarque.
168 mostradores de facturación (que casi ya no usamos nunca, con el web check-in ...).
90 operaciones por hora.
62 estacionamientos de aeronaves.
43 pasarelas.
14 cintas de equipajes.
28 controles de seguridad.
6 salas VIP.
25.200 metros cuadrados de oferta comercial.
49 pasillos mecánicos.
12.000 plazas de aparcamiento.
1.500 plazas de taxi
Metro, Cercanías y Alta Velocidad.
Sistema automático de tratamiento de equipajes.

En dos años, justo saliendo de la crisis, nos encontraremos con dos plataformas básicas de conexión con el mundo recién estrenadas. Esperamos que por fin el TGV (o el AVE como dice la Renfe) nos conecte con Europa por tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario