miércoles, 8 de diciembre de 2010

Privilegios en extinción

Somos más pobres y valoramos más el dinero que antes. Es por eso que determinadas situaciones de privilegio que antes habíamos asumido con resignación, ahora no sólo no se aceptan, sino que provocan indignación y rechazo.

Las fantásticas retribuciones extraordinarias de algunos financieros, o algunas jubilaciones o despidos de terciopelo nos exaltan. Las retribuciones que se han hecho públicas de los controladores aéreos también.

Hace unos años los pilotos de Iberia estaban en el foco de atención. Las líneas de bajo coste inventaron un nuevo modelo que revolucionó la aviación comercial y que ha rebajado la retribución media de este colectivo.

¿Podemos esperar que el mercado regularice el problema de los controladores?
Difícil mientras no haya competencia. La necesidad de recaudar del gobierno, sin embargo, amenaza con la privatización. La competencia está a la vuelta de la esquina. Si realmente cobran más de lo que es justo, otro podrá hacer su trabajo con la misma solvencia y con un coste más bajo.

Más allá del caso de este colectivo, pensad cuántas situaciones más habéis encontrado injustas y cuántas de ellas han perdurado para siempre. O cuáles podrán soportar esta crisis.

El absentismo laboral injustificado (el colmo de la falta de productividad) se ha reducido de manera significativa. Nuestras empresas no se pueden permitir este gasto, y por lo tanto ya forma parte de la solidaridad necesaria entre compañeros. Además de ir, tendrán que trabajar, por su bien, el del resto de empleados, y el de la organización. No rendir hoy es precipitarse a la pérdida de puestos de trabajo.

Todo privilegio, si es injustificado, está en peligro de extinción.
¡Incluso la monarquía lo está notando!

A fondo:
- La opinión de los controladores
- Bonus extra en Wall Street
- Goirigolzarri se va del BBVA
- Joan Olivé deja la Dirección del Barça
- Un piloto cobra el doble que un ministro (2006)
- Baja el absentismo
- "privilegio" según la Academia de la Lengua
- Presupuesto de la monarquía (2011)

martes, 7 de diciembre de 2010

El valor de la diferencia


Aunque el sentido común te dice que si vas a empezar una aventura lo hagas en un mercado al alza, algunos valientes han triunfado en sectores en crisis. Los casos del Cirque du Soleil o de Imaginarium están presentes en muchas escuelas de negocios, por haberse convertido en un referente mundial cuando todos sus competidores estaban luchando por un mercado cada vez más pequeño.

Este pasado fin de semana marcado por las elecciones catalanas, ha nacido un nuevo periódico. En plena revolución de Internet, cuando algunas voces dicen que el diario en papel tiene los días contados y otros sólo pueden colocar diarios regalándolos por las esquinas de las ciudades, unos valientes salen al ruedo y deciden que realmente hay un nicho para ellos.

Tengo tendencia a dar una primera oportunidad a los que empiezan. Se lo merecen sólo por el atrevimiento. Cuando acaba de abrir una pequeña tienda en el barrio, intento darle el beneficio de la duda, y la primera compra por si me convencen. Pues aún más poruna iniciativa tan noble como el diario Ara, no?

Me costó encontrarlo, ya que en los primeros kioscos donde probé ya estaba agotado, pero la búsqueda valió la pena. Lleno de artículos de opinión, claro, ordenado, próximo. Y en Internet, diferente, mucho más potente de lo que parecía sólo unas horas antes del arranque.

Lo único que les puede dar opciones de futuro es el valor de la diferencia. Ya que los que aciertan con lo que estamos buscando tienen, por supuesto, mercado. Y son los otros, los de siempre, los estáticos, los líderes de toda la vida, los que se pueden encontrar rodeados de un mar de cambios y con un barco demasiado grande para maniobrar.

Definir la estrategia con cuidado, con visión, y rodearla de talento tendría que ser una garantía. Pero sólo el mercado tiene la respuesta.

Algunos dicen que no durarán más de seis meses, y otros que los hay gustado mucho.
Me fío más del criterio de los últimos. Espero que ganen por goleada.

domingo, 7 de noviembre de 2010

¿Por quién apuestas?

No puedo creer que ante una situación crítica de déficit público, el poco dinero que queda en las arcas de nuestro gobierno se dedique a subvencionar a un colectivo que no por ser más numeroso se merece más comprensión.

Desde la experiencia vivida, en que sólo el esfuerzo y el estudio te llevan a obtener un puesto de trabajo cada vez más interesante y mejor remunerado, no se puede comprender que los jóvenes, en la época en que podrían estar rindiendo al máximo nivel, estén ociosos. Y todavía menos, que esta desidia sea recompensada por nuestro ejecutivo con unos cursos y unas subvenciones caídas del cielo.

¿No se merecen más estas ayudas los universitarios con pocos recursos que consiguen unos buenos resultados? ¿O los mileuristas que se pasan el día trabajando para poder sacar adelante un proyecto de vida personal? ¿O los que hacen las dos cosas, ya que les toca trabajar para pagarse los estudios?

No creo que los jóvenes en edad universitaria que no están estudiando ni trabajando sean el perfil que ayudará al país a salir de la crisis, a través de reality shows.

Seguro que habrá personas a las que estas ayudas les podrían suponer un cambio de rumbo en sus vidas, pero creo que serán excepciones.

Puestos a apostar, yo voto por ayudar a los excelentes. En el estudio, o en el oficio.
Seguro de que acabarán devolviendo al país más de lo que reciban, sobre todo si es un país que ayuda a los que se esfuerzan.

martes, 19 de octubre de 2010

Estrategias compartidas


Hace ya unos años, en un foro con más de una cincuentena de empresarios cerca de València, tuve la oportunidad de hablar sobre mi experiencia en innovación.
En la ronda final de ruegos y preguntas, un empresario me preguntó:
- "Todo esto está muy bien, pero yo en mi pequeña empresa que tengo hacer para innovar?"
Se ve que mi discurso sobre la importancia de observar y de colaborar para extraer conclusiones aplicables a nuestra realidad no le acabó de convencer.
Influenciado por algunos amigos que habían visto muchas PyMEs fracasar por emperrarse a no crecer y seguir siendo fieles a sus “principios”, le dije que lo que debía hacer era buscar puntos de complementariedad con las empresas que tenía alrededor y hacer un salto adelante.
Me miró y no dijo nada. Pensaría: “Este iluminado no tiene ni idea de lo que dice...”
Hoy, sin embargo, he visto una empresa que basa su modelo de negocio precisamente en esta complementariedad: a ayudar a empresas de tecnología especializadas a relacionarse con el mundo real, para que los tres ganen. Ánimos, Núria, y felicidades por tu energía en win2win.

En un mundo en que sólo los diferentes tendrán margen, la colaboración entre empresas será quizás la única salida. Una colaboración mucho más intima que las relaciones cliente-proveedor clásicas, puesto que se basan en compartir líneas estratégicas. ¿Recordáis co-society?

viernes, 8 de octubre de 2010

Nos toca empujar


Con el país con una tasa de desempleo salvaje, tenemos que ser capaces de alguna cosa más que esperar a que por la tele el ministro de turno nos anuncie que el paro ya está bajando.

Sobre todo porque todo hace pensar que esta esperada noticia no sólo no tiene fecha, sino que muchas de las previsiones que podemos leer en la prensa la van aplazando una y una otra vez. La experiencia histórica habla de una recuperación de la ocupación siempre unos meses posterior a la reanudación del crecimiento, ahora amenazado por las políticas de contención del gasto público y por el aumento de la presión fiscal.

La decepción hacia los gobernantes, más o menos justificada, no puede ser excusa para que cada uno, en su parcela de responsabilidad, no haga lo que pueda para que la gente formada que tiene el país pueda poner su energía a trabajar para construir una nueva realidad.

Por suerte, en Singulars Antonella Broglia nos ha dado un mensaje concreto de optimismo, cargado de casos contrastables, como no podía ser de otra manera, viniendo de Infonomia.

También Artur Mas, en la conferencia en el Círculo Financiero de "la Caixa" nos dejaba este doble mensaje:
1) ¡Nos lo tenemos que creer! Necesitamos un punto de orgullo, de autoestima, de convicción en las propias capacidades.
2) Nadie lo hará por nosotros. Se ha acabado el tiempo de pensar que las soluciones vendrán de fuera.
Si queremos ser más prósperos, tener una identidad, la lucha la tenemos que hacer nosotros.

Los emprendedores tendrán que ser fuertes contra el entorno que cada día pondrá trabas a su ilusión. Las empresas tendrán que ser valientes y buscar su espacio en un entorno duro y competitivo y conjuntamente con sus trabajadores, construir una visión compartida. Los empresarios tendrán que pasar página y que empezar a pensar cómo pueden aprovechar a todos los profesionales que ahora no tienen trabajo y que podrían ayudar a revolucionar su empresa.
El objetivo del aspirante a presidente de acabar la legislatura en el 2014 con una tasa de paro en Catalunya de un solo dígito queda hoy por hoy sólo al alcance de los sueños.

Podemos estar más o menos alineados con los ideales convergentes, pero no nos podemos permitir dejar al país sin ambición. Sólo los que se lo proponen consiguen sus retos.

¿Y tú, qué piensas hacer?

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Tristeza


Hoy ha sido una jornada triste. Para todos. A pesar de que digan que han ganado, todos han perdido.

Hemos perdido ya que a nadie le gusta que empeoren nuestros derechos, aquello a lo que le llamábamos la sociedad del bienestar.
Tampoco a los empresarios, no nos engañemos, que preferirían tener problemas por crecer demasiado, que por tener que recortar.

Hemos perdido ya que a nadie beneficia un día como hoy. Una jornada con tensión, en la que indiscutiblemente nada ha sido normal, ni para los que han ido a trabajo, ni para los que no.
Ni para los que volcaban contenedores en la Diagonal, ni para los que los tenían que esquivar.

Hemos perdido ya que parece que no tenemos más ideas que las de siempre para quejarnos. Y quizás es que el camino correcto no es la queja, y deberíamos buscar maneras más positivas de responder, ya que tampoco parece razonable no reaccionar ante hechos que nos indignan.

Tampoco hemos sabido encontrar una salida 2.0 coherente y positiva, en la línea de lo que comentaba sobre la huelga el último post de Marc Vidal.

Ayer tuve la suerte de asistir a una sesión de Luis Galindo llena de energía positiva, pero hoy hemos sufrido un baño de negatividad.

Hemos de ser capaces de darle la vuelta, desde ahora mismo, y pensar qué podemos hacer para que jornadas como la de hoy no se repitan. Ya que todos hemos ayudado a romper la cuerda al hinchar más de la cuenta la burbuja.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Profesionalmente conectados


¿Quién no recuerda "With a little help of my friends"? El resto de Beatles insistió en que fuera Ringo el que la cantara como un divertido diálogo que llevó la canción tres veces al número uno. Y es que una parte importante de lo que somos, también en el trabajo, lo debemos a nuestros amigos.

Por lo tanto, no es extraño que McKinsey en un interesante artículo sobre las maneras de retener a los empleados con talento, comente como uno de los valores a tener en cuenta para identificar a los empleados clave de la compañía son sus redes de contactos.

Estas telarañas de conexiones han existido siempre y nadie duda de que son potentes mecanismos de negocio. Últimamente sin embargo, estas redes se han pasado a Internet, y te permiten mantener los vínculos frescos, actualizados y listos para entrar a jugar cuando sea necesario.

Creo firmemente que los contactos de la red social son una mochila inseparable de los nuevos profesionales de talento. Estas redes se construyen con el tiempo, como los buenos amigos. Difícilmente podremos montarlas de la noche al día cuando seamos conscientes de que las necesitamos.

Hasta hace unos meses era habitual recibir peticiones de enlace o de recomendaciones de conocidos que habían perdido el trabajo o que se encontraban en pleno proceso de reconversión. Ahora en cambio forma parte del día a día de muchos profesionales mantener sus redes sociales al día.

Estos ratos a menudo forman parte del tiempo que el profesional se dedica a él mismo, y no del que tiene contratado por la empresa. Fijaos en los horarios en que se mueven las conexiones del Linked-in, por ejemplo, y veréis cuántos profesionales consideran que construirse las redes es un bagaje propio, y no de las compañías para las que trabajan.

Es estrictamente así, ya que una buena red social tiene que ser lo más diversa posible y la riqueza no la encontraréis sólo dentro de la empresa sino también a fuera.

Esta mochila nos acompañará siempre, más allá del futuro que tengamos en una determinada organización. No es un capricho adolescente. Cada vez gana más importancia en nuestro currículo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Honestidad

Plutarco en "Vidas paralelas" narraba que César reprobó a Pompeya, a pesar de no dudar de su fidelidad, sólo por el hecho de que un patricio intentó conquistarla: "la mujer del César además de ser honesta, debe parecerlo".

En algunos casos, sin embargo, podemos confundirnos y dar más pasos para parecer honesto, que para serlo realmente. Es decir, buscar la notoriedad fácil, que se nos vea, más que esperar que este reconocimiento nos venga por la brillantez del trabajo bien hecho.
Por ejemplo, nos puede haber llamado la atención los inmensos letreros anunciando las obras que se prolongarán durante meses y con más molestias de las que parecerían necesarias, o la gran visibilidad que buscan los equipos de limpieza, incluso en horas punta, para hacer así innegable su presencia.

Si hay que justificar un presupuesto importante, será más fácil que se vea que se ha trabajado durante meses, por la noche y los fines de semana, si hace falta. Pocos irán a mirar si el resultado por el que se pagó, al cabo de los años, justificó el impacto del cambio y el coste soportado, si se hicieron las horas.

Nos guste o no vivimos en un mundo que valora mucho las apariencias, quizás a veces más que los hechos, ya que es más sencillo posicionarse por las primeras sensaciones, que profundizar sobre los resultados finales, que nos llegan demasiado tarde, y requieren una valoración objetiva y serena.
Y los blogs, llenos de rápidas reflexiones poco contrastadas como ésta, pueden ser un gran ejemplo de este mundo de zapping que busca sólo inmediatez.

Asimismo, en el trabajo, eso de pagar para tener alguien sentado en la silla tendría que tener los días contados. ¿De qué te sirve que calienten el asiento durante las horas pactadas (o más, si puede ser) si los resultados no son los esperados?
Los trabajos por horas y con horarios concretos se corresponderán cada vez más con tareas mal remuneradas: compran el tiempo de los trabajadores, no su talento, que es el verdadero activo.
Requerirá, sin embargo, un nuevo estilo de liderazgo, que valore más los resultados que las apariencias.
Además de parecer honesto, deberás serlo realmente.

sábado, 28 de agosto de 2010

Sentirse importante


¡En Glups! los actores de Dagoll Dagom nos informaban al empezar el espectáculo de que sus motivos para hacer el musical no eran ni su vocación teatral ni las pretencions culturales: querían ser famosos y sentirse importantes, además de ganar dinero, claro.

Dejando de lado la humorística sátira que respiraba la obra, es cierto que para mantener la motivación en el trabajo, más que el dinero, que como decía Maslow es más un motivo para marcharse (si no tienes bastante) que para quedarse, hay que sentirse importante.

En el libro "The Lonely Crowd", David Riesman clasifica a las personas en función del tipo de reconocimiento que buscan. Las exodirigidas necesitan sentirse aceptadas por el resto de la gente, y por eso se adaptarán a las normas que les marquen para gustar. En cambio, las endodirigidas tienen unos valores propios y unos objetivos potentes que serán su hoja de ruta, más allá de lo que piensen los otros. Seguro que no os costará identificar a muchas personas en uno de los dos grupos.
En la empresa, el líder tendría que hacer éste análisis para poder dar a cada persona la oportunidad de obtener este reconocimiento que necesita.

De una manera o de otra, todo el mundo quiere sentirse reconocido.
Y aquí tenemos un gran reto para muchas empresas con la caja más vacía que de costumbre: necesitan más que nunca dar un salto adelante para mantenerse, y pueden hacerlo con las personas que tienen en nómina.

Los profesionales con talento quieren que los dejen pensar y actuar, o se marcharán a la primera que puedan. En cualquier caso, su energía se dedicará a objetivos que les permitan sentirse importantes.

No es imprescindible ir a buscar a un fuera de serie, ni dedicar millones de euros a nuevos programas de I+D. Sobre todo si no los tenemos.
Antes, tendremos que saber a qué queremos jugar, es decir, decidir una estrategia para orientar la innovación en la empresa. Después, definir los procesos para que esta innovación se gestione desde el inicio con la misma dedicación que los otros procesos críticos de la empresa. Y finalmente, explicarlo a nuestra gente, de manera convincente, demostrando con hechos que son los escogidos para marcar el futuro de la compañía.

Innovar de manera sistemática no tiene porque costar mucho dinero. Pero eso no quiere decir que sea fácil, ya que cambiar el comportamiento de las personas y de las empresas siempre es más difícil que poner una nueva máquina.
Y si se sienten excluidos o la propia burocracia de la organización les evita sentirse responsables del su propio futuro, no podremos contar con los únicos que tienen el conocimiento necesario para conseguir el éxito de la innovación.

La solución a la crisis tiene que venir de la creatividad, de la aportación de valor de nuestra empresa hacia nuestros clientes y hacia la sociedad en general.
Esta creatividad la tienen nuestros empleados. Evitemos que se queden sus ideas en la nevera.
Y una vez salgan, gestionémoslas con el cuidado que trataríamos unos embriones. Son nuestro futuro.

miércoles, 23 de junio de 2010

Cuerpo o mente?


Junio es el mes en que los escolares reciben las notas de fin de curso, y creo que un buen momento para reflexionar sobre la importancia que entre todos le damos a la formación, y a sus valoraciones.

Hace tan sólo unos días, se hacían públicos los resultados de las pruebas de competencias básicas de los estudiantes de primaria, que de nuevo, generan inquietud y decepción. En un interesante debate en "El matí de Catalunya Ràdio", con Manel Fuentes, los expertos invitados hacían algunas
preocupantes fotografías de la realidad.

En concreto, comentaban que entre los niños (en masculino) está mal visto eso de estudiar. Que les toca sólo a las niñas, y por lo tanto, los machos mejor que se dejen de chorradas y se dediquen a dominar el patio, si hace falta, por la fuerza. Sacaron datos objetivos, y un 12% más de fracaso escolar entre los niños que entre las niñas confirma que alguna cosa pasa.
Realmente, ya hace unos años que con algunos otros padres preocupados por dar a sus hijos la mejor educación posible, estamos detectando la peligrosa potencia que tiene el desprestigio del buen estudiante, al que se le llama "empollón(1)", rata de biblioteca, o lo que haga falta, con el objetivo de convertirlo en un inválido socialmente. Especialmente entre los más machos del patio.

Todos sabemos, por que algún día la vivimos, la potencia que tiene esta percepción social en los pequeños hombrecillos de mañana. Somos nuestra imagen, y más cuando todavía estamos tiernos para hacer frente a un desprestigio mezquino, guiado por la envidia, la rabia, la incapacidad o por una cruel diversión.

Nos toca a los padres, a todos, convencer a nuestros chicos de que no tienen más futuro que el que ellos se construyan, y que eso del dinero fácil se ha acabado, como un efecto secundario de la crisis.

Si dejamos la formación en manos de las mujeres, no nos quedará nada más a los hombres que el músculo, y parece que con eso no nos podremos ganar la vida, excepto unos pocos futbolistas en todo el mundo.

jueves, 17 de junio de 2010

Inquietos! Espabilad!

A pesar de que Barcelona, con el update, el Hit y el Día del Emprendedor parece rebelarse, el comportamiento innovador en el Estado continúa mal, y va a peor, según lo que se desprende del análisis que el Informe Mensual de junio de 2010 del Departamento de Estudios de "la Caixa" acaba de publicar, sintetizando los resultados del European Innovation ScoreBoard (EIS) y su Summary Innovation Index (SII).
No sólo vamos de la mitad hacia abajo, sino que el ritmo de crecimiento nos enviará en un futuro próximo todavía más a la cola, de manera similar a Italia y Noruega.
Portugal y Grecia, a pesar de venir de un pasado oscuro, crecen ahora a buen ritmo. Y pronto Rumanía, ahora en la cola pero con un ritmo de crecimiento frenético, nos pisará los talones.
Los interesados en medir la innovación pueden hacer una ojeada a los criterios de valoración, que me han parecido amplios y acertados. Todo se puede medir, si se quiere. Pero quizás resulte de que no te gustan los resultados ...
Podríamos pensar que es la consecuencia de la crisis, pero estos efectos se notarán en el índice del año que viene ...
Si no queremos esperar un año más, se puede revisar el Innobarometer 2009, de la Gallup Organization, pero los resultados de España continúan en la parte más baja de la UE-27, con una de las cinco peores proporciones entre las empresas que aumentan el gasto en innovación y las que lo bajan.
No son sólo sensaciones. No vamos por buen camino. Lejos quedan las palabras que en octubre de 2008 nos transmitió Cristina Garmendia en una conferencia sobre "El futuro de la Política española de I+D+i en el contexto europeo", en que llegué a pensar que se podían cambiar antiguas tendencias. Hemos mejorado, pero los otros corren más.
Pero si alguien lo tiene que encontrar, este sendero milagroso, tendrá que ser la gente inquieta por innovar. O sea que nos toca espabilar. Y contagiar a unos cuantos más.

martes, 8 de junio de 2010

Los alegres chicos del power point


En los buenos tiempos se dijo que el Power Point era el diablo. Todo el mundo podía hacer realidad el viejo dicho de que “el papel todo lo aguanta”, utilizando esta herramienta demoníaca que todo lo pinta y todo lo camufla. Más tarde, el uso del power point se extendió desde los ordenadores del populacho a ámbitos tan selectos como la directiva postyuppie del Barça – cuando Laporta, Rosell y Sorino aún compartían proyecto- que llegó a ser conocida como la “directiva power point”. Hoy por hoy, la herramienta se ha pervertido tanto que ya existen “países power point”, al estilo de Grecia y Hungría, que pintan sus cuentas con los colores Alpino del engaño a la Unión Europea.

En aquellos tiempos – que ahora parecen pretéritos y no lo son tanto- también se debatía encarnizadamente si la tecnología era o no importante. A fecha de hoy, la conclusión prácticamente unánime es que no solamente lo es, sino que resulta del todo imprescindible (*). El problema, como antes y como siempre, es el uso que se hace de ella. He ahí, pues, porque el power point - que pobrecillo no tiene ninguna culpa- continúa siendo el diablo: es que ahora, los gobiernos incluso lo utilizan para falsear la realidad y trasladar a la economía la frase futbolística de “echar la pelota hacia adelante”.

En cualquier caso, el uso del power point ha pasado de ser una anécdota a considerarse una categoría. ¿Puede ser, entonces, que el problema sea aún mayor y, la nuestra, sea una “realidad power point”? ¿Era sólo power point el estado del bienestar? ¿Lo era la bonanza económica? ¿Lo era el paradigma “quien-no-tiene-segunda residencia-y-un-4X4-no-es nadie”? ¿Es tan profundo el bache que a corto plazo no se lo saltará ni media Europa? ¿Acabará por hundirse el euro y volveremos a caer en África, expulsados del furgón de cola de Europa? ¿Era todo una tomadura de pelo, muy bien presentada?

Y como dicen que no hay respuestas malas, sino sólo preguntas mal formuladas, planteamos alguna más: ¿es también power point el sentido de la responsabilidad de la oposición en España y en Catalunya, queriendo aparentar que la resolución de la crisis no es cosa de ellos? ¿es ayudar al país querer ignorar que Europa está a punto de hundirse? ¿es admisible que los gobernantes nos embauquen en asuntos tan sagrados como las cuentas públicas? ¿necesitaremos líderes de veras que, sin power point de mentirijillas, depositen la honestidad en su persona y su compromiso y no en tecnología sólo de escaparate?

(*) "La tecnología transforma radicalmente cómo hacemos lo que hacemos, y, cada vez más, facilita hacer cosas que no hacíamos. Transforma el cómo, el qué, el dónde, el cuándo, el cuánto, y acabará definiendo el por qué", como dice Alfons Cornella (Visionomics, Libros Infonomia, Barcelona, 2010).

domingo, 30 de mayo de 2010

Somos unos tochos


Es inevitable pensar que somos unos tochos.
Las medidas que se han ido tomando para reorientar en el país ante la crisis no se acaban de entender.
El plan E o como mínimo la parte de "medidas de fomento del empleo" y el "Fondo de entidades locales" que hemos podido ver por la calle, ha demostrado ser una manera rápida de gastarse mucho dinero (11.000 millones de euros), que exactamente no sabemos si ha ayudado o no a crear los 300.000 puestos de trabajo que prometía. Supongo que si contamos los dos meses con que duran las obras y los 20 operarios que trabajan igual salen 300.000 hombres/mes. Nombrarlo puestos de trabajo parece exagerado, incluso para los que no entendemos del tema. Los datos de desempleo del 2010 no parecen tampoco dar la razón a la previsión.
Tampoco puedo entender, en la misma línea, que se ayude a rehabilitar viviendas durante los próximos meses para continuar manteniendo a este sector vivo.
Para ponerlo en contexto, las medidas anunciadas en los últimos días para recortar el gasto público en Cataluya supondrán 1.500 millones de euros, según el Conseller Castells. En España, el recorte del gobierno de Zapatero supone un ahorro de 15.000 millones.
Dice la gente que entiende que es necesario dar apoyo a los sectores básicos de la economía. Como el ladrillo.
Manuel Castells, en cambio, apostaba al artículo de opinión del 29 de mayo en La Vanguardia por "ponérselo difícil al sector inmobiliario, lastre de nuestra economía, aumentándole los impuestos para limitar la especulación".
Será inevitable que la gente que está perdiendo poder adquisitivo piense que lo que deja de ganar ha servido para cambiar la acera de la calle. Y cuando ves a los operarios abriendo las aceras llegas fácilmente a la conclusión que incentivar a estos profesionales no nos sacará de la crisis. Quizás estos 11.000 millones, en manos de 11. 000 emprendedores, habría hecho 11.000 empresas que generaran trabajo y puestos de trabajo durante más tiempo. Ni había que regalarlos. ¡Se podían hacer préstamos con carencias largas y todo lo que nos hubieran podido devolver habría sido una extra!
Os copio abajo la definición del Plan E, ya que pronto alguien será consciente de que es mejor sacar esta página de la web de Presidencia, por las evidencias de fracaso que se desprenden.
Cómo dice Trias de Bes en su libro "El hombre que cambió su casa por un tulipán", nos engañamos a nosotros mismos no queriendo ver las señales que las burbujas nos dan antes del estallido inmediato, y después nos tenemos que comer las consecuencias.
Desgraciadamente, la gestión de la crisis que se ha hecho desde Madrid, o la crisis por sí sola, puede llevarnos unos cambios del gobierno estatal que todavía serán más desfavorables para nuestro país.
Incluso así, no nos queda más opción que luchar contra corriente y continuar pagando los impuestos que desaparecen como si nada.
¡Y buscar nuevas vías de negocio, si puede ser, para pagar unos cuantos más!

Más información:

¿QUÉ ES EL PLAN E?
La economía mundial ha iniciado el camino de la recuperación de una crisis sin precedentes en la historia reciente. Una crisis que comenzó a mediados de 2007 como consecuencia de las llamadas hipotecas subprime en EE.UU., pero que se deterioró de forma profunda y acelerada a partir de septiembre de 2008 cuando fue necesaria la acción concertada de las principales economías desarrolladas para evitar el colapso del sistema financiero mundial. La inestabilidad resultante en el sistema financiero está teniendo un impacto profundo y negativo sobre la economía real, al limitar a empresas y hogares el acceso al crédito para desarrollar su actividad económica habitual.
La economía española ha sido especialmente sensible a este desfavorable contexto internacional. Se trata de la segunda economía más abierta entre las europeas, sólo por detrás de Alemania, y ha realizado un intenso proceso inversor en los últimos años que ha provocado un elevado déficit exterior, con la consiguiente necesidad de financiación exterior. Esta situación se ve agravada por el ajuste profundo que vive el sector inmobiliario.
Como resultado de su dependencia exterior, la economía española, y en especial el mercado laboral, se ha deteriorado de forma muy importante en este periodo. El número de desempleados ha crecido en 1,4 millones de trabajadores en el último año y la tasa de paro se sitúa cerca del 18% de la población activa. La recuperación del empleo es, por tanto, nuestro principal objetivo: el del Gobierno y el de toda la sociedad.

El Plan E
El Gobierno español ha asumido desde el primer momento su responsabilidad para responder al deterioro de la situación económica y ha sido de los más activos haciendo frente al brusco cambio de ciclo que se ha producido. Al tiempo que adoptaba las primeras medidas, el Gobierno ha promovido una respuesta internacional coordinada, consciente de que la crisis global requiere una respuesta global.
Las medidas de política económica adoptadas en la legislatura anterior han situado al Gobierno en una mejor situación para responder a la crisis. Así, los tres años consecutivos de superávit presupuestario nos permiten ahora incurrir en déficit sin poner en riesgo la credibilidad de las finanzas públicas; la entrada en vigor de nuevas políticas sociales (como la ayuda por nacimiento) y rebajas fiscales (tanto en el IRPF como en el Impuesto de Sociedades) permiten a las familias una mayor renta disponible y a las empresas mejorar su competitividad.

El Plan Español
para el Estímulo
de la Economía
y el Empleo supone una movilización de
recursos públicos
sin precedentes
El Plan Español para el Estímulo de la Economía y del Empleo consta de más de 100 medidas de política económica, tratándose del mayor impulso público a la actividad económica de nuestra democracia. Este Plan sigue las directrices acordadas a nivel internacional, tanto en las cumbres internacionales del G-20 – a las que ha asistido por primera vez España – como a nivel europeo, siguiendo las recomendaciones del Programa Europeo de Recuperación Económica (PERE).
El Plan E consta de cuatro ejes de actuación. Medidas de apoyo a empresas y familias; de fomento del empleo; medidas financieras y presupuestarias; y, por último, medidas de modernización de la economía.
Medidas de apoyo a las familias
El Plan E articula una serie de medidas fiscales que suponen un apoyo directo para las familias, permitiéndoles disponer de una mayor renta disponible para afrontar la actual situación económica de dificultad. En conjunto, se estima un impulso fiscal total de 14.000 millones de euros entre 2008 y 2009. Además de las actuaciones presupuestarias, que mejorarán la protección social de las familias en 2009, hay que destacar para aquellas familias que hayan perdido su empleo la posibilidad de que puedan posponer el pago de su hipoteca durante los próximos dos años.
Medidas de apoyo a las empresas
El Plan E constituye un esfuerzo sin precedentes de apoyo a las empresas y, muy especialmente, a las PYMEs. En primer lugar, mediante medidas de carácter fiscal, que permitirán liberar recursos a favor de las empresas por un importe total de 17.000 millones de euros y, en segundo lugar, ampliando los instrumentos disponibles de carácter financiero para facilitar el acceso al crédito de las empresas, destinando 29.000 millones de euros. Así, las líneas del ICO financian, por primera vez, el capital circulante de las empresas.
Medidas de fomento del empleo.
La crisis económica, principalmente por el ajuste del sector de la construcción, está siendo especialmente intensa en términos de destrucción de empleo. En este contexto, el Plan E introduce medidas directas de impulso a la creación de empleo, entre las que cabe destacar el Fondo para Entidades Locales y el Fondo Especial para la Dinamización de la Economía y el Empleo, tanto por el volumen de fondos que se movilizan, 11.000 millones de euros, como por la capilaridad de las actuaciones que se pondrán en marcha, que generarán 300.000 empleos distribuidos por toda la geografía española.
El apoyo a la obra pública recogido en estos dos Fondos más la dotación recogida en los Presupuestos del Estado supondrá una inversión superior a los 33.000 millones de euros en 2009.
Este Eje recogerá todos los avances que en el marco del diálogo social vayan produciéndose a favor del empleo y su estabilidad.
Medidas financieras y presupuestarias
El Plan E recoge las actuaciones que, de manera coordinada con los países de la Unión Europea, se han adoptado para proporcionar liquidez al sistema financiero ante las actuales circunstancias extraordinarias de inestabilidad.
Las medidas, diseñadas para no generar ningún coste a los contribuyentes, tienen como objetivo final el reestablecimiento del canal de crédito hacia las familias y las empresas. Además, se ha ampliado la cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos a 100.000 euros por titular y entidad, para reforzar la confianza en el sistema financiero.
En el ámbito del presupuesto del Estado también hay actuaciones concretas de austeridad en el gasto corriente que acompañan el apoyo necesario a empresas y familias.
Modernización de la economía
El Plan E se completa con una ambiciosa agenda de reformas para la modernización de la economía. Medidas concretas con las que se mejorará la productividad de sectores fundamentales como el transporte, la energía, las telecomunicaciones, los servicios y la administración. Porque incidir en la recuperación de la productividad es la mejor forma de recuperar un crecimiento duradero. Estas medidas son complementarias a las contenidas en el Programa Nacional de Reformas, la concreción en España de la Estrategia Europea de Lisboa para el crecimiento y el empleo.
El Gobierno tratará de consensuar en una mesa de trabajo con otras formaciones políticas las reformas contenidas en este Eje.

Presidencia del Gobierno - 2009

viernes, 9 de abril de 2010

Esclavos del zapping


Cada vez es más habitual ver personas que asisten a las conferencias equipadas con sus equipos portátiles, en general conectados a Internet. Si observáis el uso que hacen de los dispositivos os hará reflexionar.

El primer punto que hay que tener en cuenta es la posibilidad de contrastar la información que están recibiendo de forma inmediata, e incluso ampliarla con cuatro clics. No sé si los ponentes son conscientes, pero la época de los fachendas puede haberse acabado. Me imaginaba por ejemplo la capacidad de refutación que podría tener un asistente bien equipado y mínimamente bien informado en una tertulia de pacotilla de las que a veces escuchas por la radio o ves por la tele.
Es verdad que no tenemos memoria, pero Google nos la refresca con rapidez ...

El otro, es la capacidad de dispersión que estos equipos provocan sobre sus usuarios. Está en la esencia del hipertexto la capacidad de saltar de un contenido al otro sin acabar ninguno. Pensemos como incluso los propios creadores de blogs provocamos que los lectores se escapen de los mensajes que les queremos transmitir antes de llegar al final.

Llegado a este punto, y corriendo el riesgo de que no acabáis de leerme, me veo obligado a referenciar el artículo de Nicholas Carr sobre la capacidad de Internet de cambiarnos la inteligencia. De manera similar a cómo la expresión escrita o la aparición de la imprenta hizo cambiar la capacidad de aprender de los humanos, estamos ante el riesgo (o la oportunidad) de que estos nuevos conceptos capturen nuestra atención y no nos permitan acabar de concentrarnos en un texto largo, o que no tenga la riqueza multimedia a la que nos estamos acostumbrando.

Quizás por eso aquellos perfiles profesionales más acostumbrados al "zapping", es decir, a dedicar pequeños ratos a cada tema, y capaces de hacer muchos cambios de foco a lo largo de la jornada, tienen ahora más éxito en un mundo profesional donde parece que la urgencia y el corre-corre está de moda, más que la planificación y la productividad. Ya que hacer muchas cosas a medias puede ser sinónimo de no acabar ninguna.

Aquellos profesionales que sean capaces de utilizar las tecnologías para recoger la información que necesitan cuando la precisen, sin perder la concentración necesaria para resolver los temas y no sólo peinarlos por encima, tendrán una ventaja competitiva con respecto a los que continúen utilizando sólo la vieja inteligencia.

No quiero alargarme más, ya que corro el peligro de perder vuestra atención.

martes, 30 de marzo de 2010

¿Y ahora qué bebo?


Si hay una cosa que odio especialmente es cargar arriba y abajo botellas de agua.

De pequeño, siempre había bebido agua del grifo, que quizás sí que tenía más sabor de lo que decía el libro de ciencias que tenía que ser el agua (insípida), pero más o menos te acostumbrabas. "¡Déjala en reposo!" decía mi madre, cuando le preguntaba que por qué el agua salía blanca. Al final, es verdad, se acababa poniendo transparente. Y así me hice mayor.

Más adelante, sin embargo, algunos documentales me hicieron reflexionar que el consumo prolongado de agua que estaba al límite de los parámetros permitidos, podía ser contraproducente para la salud, y cuando llegaron los hijos, la carga de agua se convirtió en una constante ya sin controversia. Además, tenía que ser de una marca de prestigio, ya que no tenía sentido invertir en salud, y fiarse de cualquier botella, que además, habían salido bastante mal en los informes de calidad.
Hoy, por aquellos enlaces que nos ofrece la nueva vida social virtual, una de las personas de mi red ha publicado en su twitter una referencia al blog "Mí querida botella de Coca-Cola" de Juanjo Azcarate.

Ya lo hemos vuelto a pifiar: ahora resulta que el efecto de comprar agua en botellas de plástico todavía contamina más, y hace que el agua sea todavía peor ... y que por lo tanto nos lleve a un camino sin salida.

He ido a ver si en la ACA encontraba parámetros de salubridad del agua del grifo en Catalunya, pero no lo he sabido encontrar. Eso sí, parece que en sus edificios lo hacen todo muy bien, eso de la gestión del agua. También he visto que el agua del Llobregat llega al mar bastante tocada, como podéis ver al pie del post.

¿Alguien me puede dar pistas al respecto? En serio, el brillante post de Azcarate no me da la solución: no puedo vivir de Coca-Cola envasada en cristal, aunque sea la chispa de la vida: ¡necesito agua! y no sé si fiarme de la del grifo.

Código ACA - C21 - Nombre - Llobregat
Calidad biológica global: Mala
Condiciones fisicoquímicas generales: Deficiente
Contaminantes específicos (anexo VIII) Mediocre
Calidad fisicoquímica global Deficiente
Estado ecológico Malo
Estado químico (anexo X) Malo
Explicación del tipo de impacto Impacto muy probable
Riesgo de incumplimiento de objetivos de la Directiva: Riesgo de incumplimiento Elevado

jueves, 25 de febrero de 2010

El camino de la excelencia


Un ingeniero del mundo del automóvil me comentó hace tres años que no había ningún coche mejor que un Toyota, que tenían los mejores ratios de fiabilidad del mercado. ¡Y él trabaja en la competencia, en una de las principales constructoras de automóviles de Europa!

En las últimas semanas, sin embargo, Toyota ha estado en boca de todos, y en primera página de los diarios y medios generalistas por la trascendencia de dos defectos de calidad que han afectado a los frenos del Prius y a los aceleradores de muchos de sus modelos.
Las escuelas de negocios están llenas de casos de Toyota, y miles de ejecutivos se han formado con la fortaleza de los valores de espíritu de superación, innovación y excelencia de este gigante japonés.

Pero ser grande no te pone a cubierto de cualquier tormenta. Al contrario, ya que hace que los errores que cometes sean magnificados por la trascendencia de la marca.
Hace días que leo reflexiones al respecto, pero hoy he encontrado especialmente acertado el post de Robert E. Cole. Nos habla de la dificultad de abordar un crecimiento manteniendo la excelencia.

Toyota se fijó un ambicioso reto de crecimiento en 1998: llegar a una cuota de mercado del 15%, más del doble de lo que tenía (un 7%). Las predicciones del 2009 decían que éste 2010, Toyota superaría GM con un 17,6%. Realmente ha alcanzado su reto, pero seguramente ha pagado el peaje.
La presión a sus ingenieros, proveedores, y en todos los engranajes de la cadena ha sido quizás demasiado fuerte. Incluso la obsesión por la perfección tiene unos límites delante de la presión de la urgencia: Sacar un nuevo coche con nueve meses, la complejidad del liderazgo de los dobles motores eléctricos y de combustión, crecer por todas partes y con fuerza ... No han llegado a todo, y se han escapado pequeños detalles, que cuando eres un referente, no se pueden escapar.
A todos nos ha salido caro, en algún momento, el crecimiento. En épocas de mucho trabajo, se nos ha quemado algún proyecto, o hemos tomado una mala decisión, o perdido la confianza de otras personas.

La magia está en encontrar el equilibrio entre la productividad y la calidad. Este equilibrio se escoge, y forma parte de la estrategia de la compañía.
Crecer implica presionar a producción, a comercial, a todas las piezas del engranaje para llegar más lejos. La presión es enemiga de la calidad.
Pero cada vez menos gente tenemos que hacer más trabajo, o sea, tenemos que ser más productivos. Y seguramente este incremento de productividad es imprescindible para nuestra supervivencia.
Ya que no sé si Toyota hubiera sobrevivido si no se hubiera fijado unos retos de crecimiento tan estrictos. Pero reponerse de la pérdida de confianza puede ser durísimo en el actual entorno, con una valoración de demanda de automóviles comparable con la de los años 60.

No puedo evitar, a pesar del error, sentir todavía más una especial simpatía por esta compañía que lucha por un motor híbrido, cuando las grandes marcas se lo miran desde la distancia del petróleo. La hace más humana.

Pero para la familia, quieres seguridad, no simpatía.
¿Y ahora que haré, yo que quería un híbrido para renovar mi coche?

Adelante, Toyota, retomad el camino de la excelencia, que siempre os caracterizó.

sábado, 13 de febrero de 2010

Pequeñas ventanas abiertas al mundo


Desde hacía unos meses, en casa, había una lucha pacífica por el portátil. El perdedor, o se resignaba mirando la serie de turno de la tele, o cogía el libro que estaba a medias.
La lucha se ha resuelto incorporando un nuevo equipo portátil, un netbook, y así cada uno tiene su equipo disponible. Eso ha acabado provocando que la tele se apague.

De hecho, paradójicamente, a veces se ha utilizado el ordenador para recuperar algunos programas de tele, como las magníficas sesiones del profesor de la Harvard Alvaro Pascual Leone. Eso sí, totalmente bajo demanda y con las pausas y reanudaciones que han convenido.
El ocio en casa está cambiando rápidamente, y determinados modelos parece que tienen los días contados. Ahora ya podemos escoger cada uno a qué queremos dedicar los pocos minutos de tiempo libre que nos quedan después de la actividad diaria.

Más allá pero de este cambio de hábitos, creo que podría esconderse una oportunidad.
Indiscutiblemente, fue más interesante y productiva la charla del programa Singulars que ver las últimas peripecias de los protagonistas de Perdidos, para poner algún ejemplo digno.

Los nuevos dispositivos de acceso a Internet, pequeños, cómodos, fáciles de trasladar al sofá o como última lectura de mesilla de noche, abren nuevas puertas en el acceso a contenidos que nos pueden mantener más actualizados y competitivos, y que nos mantienen enlazados con nuestra red social, a la que indudablemente tendremos que recurrir para sacar adelante nuestros proyectos.

El profesional del futuro tiene que ser inquieto y estar formado, y las oportunidades para adquirir nuevos conocimientos están ahora más al alcance que nunca. Ya no hace falta que nos retiremos a la habitación del ordenador. O que carguemos con el kilo y medio del portátil. O que pasemos antes por la biblioteca. Los netbooks o los iPads no son sólo más pequeños que un portátil y mayores que un móvil. Abren nuevas formas de uso, nuevas posibilidades. Un paso más hacia la ubicuidad del conocimiento.

También es verdad que podemos dedicar ese tiempo y esos recursos a ver Salsa Rosa.
Quizás de eso dependerá que salgamos antes o después de la crisis. O que como mínimo la superemos a nivel personal.

sábado, 23 de enero de 2010

La fuerza de la imaginación

No cesa el ruido en los medios, tanto convencionales como digitales, sobre la lucha que mantienen algunos para proteger los derechos de autor, en un esfuerzo para continuar obteniendo ingresos de fuentes que creemos que están a punto de agotarse.

Para poner sólo algún ejemplo, en el programa "El secret" de Catalunya Ràdio del pasado jueves se comentó con una autoridad del SGAE la absurdidad de cobrarle a una residencia de ancianos una cuota trimestral de 61,80 euros por tener una televisión.
En el medios digitales, la famosa Disposición Final Primera de la Ley de Economía Sostenible, que facilita la persecución de las webs que facilitan las descargas por Internet, está presente casi cada día en algunos de los blogs más seguidos del país.

La sensación que tengo es que una de las consecuencias de la crisis que estamos pasando es que hacer dinero de manera fácil ya no lo será tanto. No estamos dispuestos a pagar por aquello que no nos da un rendimiento inmediato, o por aquello que encontramos abusivo.

Por lo tanto, si realmente quieres buscar un camino que te lleve a sobrevivir, hará falta que busques nuevas fórmulas. Incluso en los tiempos que corren encontramos ejemplos ilustrativos.

La recaudación récord de Avatar es uno de estos ejemplos, en que la imaginación y el esfuerzo por reinventarse tienen fruto. Está claro que el cine podía intentar seguir viviendo de la persecución a las descargas y de la política amenazadora de cánones y cuotas de las sociedades de autores. La pregunta era hasta cuándo. El intento del cine 3D, de ofrecer alguna cosa diferente a la que tienes en casa, es sin duda un camino más inteligente. Y más si te encuentras con creaciones imaginativas como Avatar que seguramente marcará un punto de inflexión como en su día lo hizo Star Wars.

La decisión arriesgada de invertir en una película diferente ha sido un éxito. Quizás lo más arriesgado es precisamente no querer correr estos riesgos e intentar vivir del pasado, que ya no existe.