miércoles, 23 de diciembre de 2015

Renacer en Navidad

Nos gusta aprovechar las efemérides para recordar los buenos momentos y los eventos que nos marcaron.
A pesar de que la lluvia de mensajes comerciales a menudo nos lo oculta, en Navidad recordamos en Nacimiento del Niño.
Desde hace milenios, es un recuerdo de esperanza, de renovación.
Un momento para coger impulso. Para renacer.
Renacer es disfrutar de los detalles de la vida, que nos dan la energía que mueve el corazón.
Renacer es aprender de los errores y reconocer la tristeza como un punto de inflexión para ser más feliz.
Renacer es escapar de la mentira y de los que le sacan provecho, ya que sólo los honrados pueden disfrutar de nuestra confianza.
Renacer es ser diferente y defender nuestra singularidad desde el respeto.
Renacer es montar el pesebre, el árbol y decorar la cada para compartir quiénes somos y qué queremos ser.
Renacer es cocinar para la familia, brindar sin prisas, y escuchar otras historias de vida que nos hagan pensar.
Renacer requiere ilusión, que encontraremos sólo en el sentido de las cosas que hacemos para nuestra gente y también para nosotros mismos.

¡Declara una tregua para renacer en Navidad!

(Versión para imprimir)

No hay comentarios:

Publicar un comentario